No a la Innovación con “origen animal”.

IMG_1651Diversos estudios de organizaciones internacionales, tanto políticas como ambientalistas y médicas, han comprobado que, la explotación animal, corresponde a un modelo de negocio  que no está en línea con los acuerdos mundiales hacia un modelo de producción más limpia con un impacto positivo en el medio ambiente. Informes tales como “Livestock´s long shadow”, entre otros, concluyen que no hay sustentabilidad posible en la explotación animal, ya sea ganadería, láctea, avícola, apícola o pesquera.

Dado que es el objetivo de Fundación Construyamos promover proyectos productivos que se encuentren en línea con las tendencias actuales de producción consciente, decidimos no financiar proyectos que impliquen algún tipo de explotación animal. Por el contrario, es de nuestro interés promover aquellos proyectos innovadores que impliquen la generación de empleo, mejoras en la calidad de vida de las personas y reducción de la pobreza. Algunas de las tantas problemáticas que consideramos al tomar esta medida, se relacionan con la elevada huella de carbono de la producción animal, es decir, la cantidad de gases efecto invernadero que se liberan en esta actividad, superiores a la contaminación total mundial de automóviles, colectivos, trenes, barcos, aviones, etc. La huella de agua, que mide el desperdicio total de agua por libra de carne. La huella ecológica, que mide el daño sobre el suelo, deforestación a causa de la industria pecuaria y el desperdicio de tierra por acre.
Además, el 80% de la producción agrícola mundial destinada a la industria ganadera. Tomando en cuenta que nacen más de 300.000 personas por día y mueren 25 mil personas por día a causa de la hambruna, se estima que, de no existir la produccion animal, tendriamos  comida, agua y tierra, para resolver la pobreza de nuestro mundo.
Creemos en las innumerables oportunidades para innovar en proyectos que apunten al máximo respeto por el planeta y sus habitantes. Serán muy bien vistos, promovidos  y financiados aquellos productos alimenticios, o procesos productivos, que reemplacen las practicas con insumos de origen animal.